Germán Dehesa

Sorry about the post in Spanish. (But what a wonderful opportunity to learn a new language, eh?)

Ayer falleció Germán Dehesa. Me dolió saber que tenía cáncer, me dolió aun más saber que murió. Aunque a veces me hacía enojar con algunos de sus comentarios de La Gaceta del Ángel, le tenía cariño, su columna era parte de mi lectura y de mi familia: cuando vivía con mis padres comentábamos su humor y sus ideas; y ahora que estoy fuera de mi país, leer a Dehesa me hacía sentir involucrada. Su muerte definitivamente deja un vacío en mi vida y me imagino que en la vida de muchos mexicanos.  Lo admiro porque ha dejado huella y porque alguna de sus columnas eran filosas (…¿ha sido México en verdad independiente?…), como a continuación-una de mis favoritas.

El bicentenario

Esto no es de hoy, sino que empecé a sentirlo hace muchos meses, tantos como los que llevan el Estado y la IP succionando la calceta con el asunto de la celebración del bicentenario de la Independencia de México. El tema me escuece desde muy diversos ángulos y de muy distintas maneras.

Para abrir boca, estoy convencido de que ningún país como México premia y celebra tanto la pura durabilidad. Si nuestra abuela cumple 100 años, ésta es razón suficiente para organizar no una, sino varias fiestas que encomien, celebren y festejen el mero hecho de la resistencia calendárica de la ancianita que, la verdad, nunca fue Madame Curie, pero que a los 100 años, ya no da pie con bola y así, sus “maravillosos recuerdos” son un mazacote donde solo impera el caos en el que se juntan la decena trágica con el 68 y Gloria Marín con María Conesa. La vetarrita además fue siempre una vieja chismosa, metiche, enredosa, sacaletiras, muy sangroncita ella e igualita en rostro y figura al Panzón Soto. Como bien dice la tradición oral mexicana: si la vejez diera la sabiduría, no habría tanto viejo baboso. Llegado el momento, todo esto no importa: la vieja cumplió 100 años y mágicamente pasó a ser la anciana adorada y bendecida digna de todo festejo. Y ni pensar en que la ruca vaya por fin en busca de las tablas, para ahí exhalar su último mugido que a todos les permitirá el descanso eterno. En México, ya lo decía, premiamos la durabilidad. Si la panadería “El Virote Charro” cumple 50 años con sus puertas abiertas al público y sin que nadie se haya animado a clausurarla, esto es motivo suficiente para “armarla en grande” y celebrar “el comienzo de una tradición”. Y vuelvo a lo mismo: poco importa si la tradición más acendrada de esa panadería es fabricar un pan repugnante, chilindrinas duras y desastrosas campechanas. El chiste es que ya cumplió 50 años de hacer porquerías.

Volvamos ahora con el bicentenario que supuestamente celebra los 200 años que cumple México de vida independiente. Creo que en este punto hay, además, un vicio de origen que puede formularse así: ¿alguna vez, antes o ahora, México ha sido en verdad independiente?. Yo opino que no. La independencia de una comunidad, tal como yo veo las cosas, no se logra por decisión de nadie, ni es un valor muerto que se revive cada año; la independencia es el resultado del trabajo conjunto y consciente de toda esa comunidad que, con plena independencia, se da un gobierno cuya única tarea es precisamente servir a la comunidad que lo eligió y procurar con todos sus medios el bien común, porque ¿de qué independencia estamos hablando en un país en el que millones de habitantes viven en pobreza extrema sin oportunidades de una verdadera vida?. ¿De qué independencia estamos hablando si nuestra comunidad depende tan grandemente de lo que ocurre en su país vecino y de los requerimientos laborales que ese país tenga?. ¿De qué independencia estamos hablando si por más de un siglo hemos dependido de lo que ordena ese país vecino?. ¿De qué independencia podemos hablar si vivimos puestos en jaque por el narco que existe para satisfacer las necesidades del mismo país vecino?.

La verdad, yo no pienso celebrar nada, salvo el hecho de que HOY TOCA.

La Gaceta del Ángel, 8 de enero de 2010.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s